A toda hora: Mate…pero con hierbas.

A toda hora: Mate…pero con hierbas.

Conocemos las innumerables ventajas de tomar líquido, pero podemos aprovecharlo para incorporar al agua algunas hierbas de uso popular, que traen beneficios para la salud.

Además, el agregado de hierbas mejora la acidez propia de la mateína, que contiene la yerba mate: de todos modos, el consejo es tomar hasta 1 litro o 1 litro y medio, no más, a lo largo del día.

Cómo se prepara? Una vez elegidas las hierbas  mezclamos partes iguales de cada una en un frasco y preparamos el mate con la mitad de yerba mate que utilicen habitualmente y la otra mitad de la mezcla de hierbas: si tienen acidez, prueben agregando 1-2 rodajas finas de limón: sobre eso se vuelca el agua a punto de hervir…y ya está…más fácil, imposible…

Si queremos mate dulce es bueno usar las hojas de estevia directamente, para evitar la industrialización; si no tienen acidez, y se sientes cansadas, agregar 1 cucharada de té de azúcar integral o blanca, al principio o cada 4-5 mates no suma muchas calorías…y nos dá energía!!.

Las hierbas que proponemos son para síntomas habituales: no son un remedio y su uso prolongado no tiene contraindicaciones, al contrario de aquellas que se usan para tratamiento; en caso de usar hierbas para los niños siempre es mejor consultar con el pediatra.

Como cuidados especiales debemos mencionar el no tomar mate con yerba a partir de las 18-19 hs, ya que es levemente diurético y nos despertaremos en la madrugada para ir al baño, con la consiguiente dificultad para volver a dormir.

Algunas propuestas: en caso de personas ansiosas o de estar pasando un período de estrés, hacer una mezcla con melisa, pasiflora, tilo, en partes iguales y agregar a la yerba;

-en el caso de tener  digestiones lentas, hay que estimular el hígado para aumentar la secreción de bilis: para ello hay que utilizar plantas amargas: carqueja, diente de león, marrubio, marcela, y quitar el amargor con miel orgánica –para evitar la contaminación con el glifosato que usa en los sembrados de soja- o azúcar orgánico; o agregar al mate semillas de cardo mariano pasadas por un mortero o machacadas con la cola de un cuchillo;

-cuando hay infecciones de vías urinarias: usar arándano seco –o sus hojas- y uva ursi –o gayuba-: tiene función antiséptica en las vías urinarias, impidiendo que la bacteria anide en el uréter: el uso de las hierbas debe prolongarse por 3 o más meses, con control de la orina;  en aquellas  personas que tienen infección urinaria a repetición, hasta 3-4 veces por año, se aconseja realizar una consulta con un profesional, ya que es muy posible que se trate de una infección intestinal por cándidas;

-muchas veces es frecuente padecer de “retención de líquido” con hinchazón en los tobillos, en las piernas o las manos, que aparece en los días de mucha humedad, o en las mujeres en el período premenstrual: hay que descartar problemas cardiovasculares o circulatorios, pero pueden usarse hierbas diuréticas, como hisopo, cola de caballo, zarzaparrilla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre el autor

Deje su respuesta